Cistella de la compra

El crepúsculo del mundo

Autor Werner Herzog / Marina Bornas

Editorial BLACKIE BOOKS

El crepúsculo del mundo
-5% dte.    20,00€
19,00€
Estalvia 1,00€
Disponible online, rep el teu llibre en 24/48 h laborables

Vols recollir-ho a la llibreria?
Enviament gratuït
Espanya peninsular
Enviament GRATUÏT a partir de 19€

a Espanya peninsular

Enviaments en 24/48h

-5% de descompte en tots els llibres

Recollida GRATUÏTA a llibreria

Vine i deixa't sorprendre!

  • Editorial BLACKIE BOOKS
  • ISBN13 9788418733925
  • ISBN10 8418733926
  • Tipus Llibre
  • Pàgines 184
  • Any Edició 2024
  • Idioma Castellà
  • Encuadernació Cartoné

El crepúsculo del mundo

Autor Werner Herzog / Marina Bornas

Editorial BLACKIE BOOKS

-5% dte.    20,00€
19,00€
Estalvia 1,00€
Disponible online, rep el teu llibre en 24/48 h laborables

Vols recollir-ho a la llibreria?
Enviament gratuït
Espanya peninsular
Enviament GRATUÏT a partir de 19€

a Espanya peninsular

Enviaments en 24/48h

-5% de descompte en tots els llibres

Recollida GRATUÏTA a llibreria

Vine i deixa't sorprendre!

Detalls del llibre

La increíble historia del soldado japonés que jamás se rindió (porque no sabía que la Segunda Guerra Mundial había acabado).

La primera novela de Herzog, nuestro mayor genio vivo.

Blackie Books continúa con su Biblioteca Werner Herzog, dedicada al pensador más intrépido, divertido y profundo de los últimos tiempos. Todas y cada una de sus historias las podría contar cualquiera en un bar, frente a una chimenea, en una sala académica, y atraparían la atención del público. Pero el caso es que, cuando las narra Herzog, se convierten en únicas y mágicas y nos hablan del alma del ser humano. De quiénes somos en realidad.
Un hombre, solo en la selva durante décadas. Defendiendo una isla de una guerra que terminó hace 30 años. Pero él no lo sabe. O no lo quiere saber. El libro narra la historia real de Hiroo Onoda, el soldado japonés que siguió luchando en la Segunda Guerra Mundial 29 años después de que acabara. La primera novela del gran maestro de lo inútil. Un brillante y conmovedor relato sobre el sentido del deber y el sinsentido de nuestra existencia.


—Señor Herzog —me dijo—. El emperador quiere invitarlo a una audiencia privada. A menos que no pueda permitirse distracciones antes del estreno, claro.

—¡Cielo santo! —respondí—. No tengo ni idea de cómo hablarle al emperador. La conversación acabaría siendo un intercambio insustancial de fórmulas de cortesía.

Sentí la mano de mi esposa Lena sobre la mía, pero ya era demasiado tarde. Había rehusado la invitación. Fue un paso en falso, tan estúpido y descomunal que todavía hoy me avergüenza. Todos los que estaban sentados a la mesa se quedaron petrificados. Nadie parecía respirar. Todas las miradas cayeron al suelo, se apartaron de mí, y un largo silencio congeló el ambiente. Pensé que, en ese instante, todo Japón contenía el aliento. Una voz rompió el silencio:

—¿A quién le gustaría conocer en Japón, entonces?

Sin pensarlo, dije:

—A Onoda.

¿Onoda? ¿Onoda?

—Sí —dije—, a Hiroo Onoda.

Una semana más tarde, lo conocí.