Cistella de la compra

OJOS DE PERRO AZUL
-5% dte.    16,90€
16,06€
Estalvia 0,85€
-5% dte.    16,90€
16,06€
Estalvia 0,85€
Disponibilitat limitada, rep-lo en 7 dies.

Expertes llibreteres
Assessorament personal
Enviaments en 24/48h
-5% dto en tots els llibres
Gràcies per comprar
en llibreries reals.
Recollida GRATUÏTA en Llibreria
Vine i deixa't sorprendre!

Detalls del llibre

En estos relatos se encuentra la primera piedra del que acabar¡a convirti?ndose en el espacio literario m s poderoso de las letrasuniversales de nuestro tiempo: Macondo.

Estos relatostempranos de quien posteriormente ser¡a premio Nobel fueron escritos y publicados entre 1947 y 1955, aunque, como libro, Ojos de perroazul no aparecer¡a hasta 1974, cuando ya el escritor hab¡apublicado otros dos libros de relatos y cuatro novelas, de las que la£ltima, Cien a¤os de soledad, le proporcionar¡a su primer gran?xito internacional.

En este libro se incluye su primer cuentoc?lebre, ®Mon¢logo de Isabel viendo llover en Macondo¯, ambientado enlo que ser¡a el escenario de sus obras posteriores. El personaje deIsabel reaparecer  en su primera novela, y el tema de la lluviacayendo interminablemente, en su personalversi¢n del diluviouniversal, acabar¡a integr ndose suave y flexiblemente en Cien a¤os de soledad. Este relato, incluido en todas las antolog¡as delcuento latinoamericano de nuestros d¡as, fue la primera piedra de esegigantesco edificio, tan imaginario como real, que terminar¡a fundadoel espacio literario m s poderoso de las letras universales de nuestro tiempo: Macondo. Esta edici¢n incluye, adem s, tres nuevos cuentos:®Tubal-Ca¡n forja una estrella¯, ®De c¢mo Natanael hace una visita¯ y®Un hombre viene bajo la lluvia¯.

®El invierno se precipit¢un domingo a la salida de misa. La noche del s bado hab¡a sidosofocante. Pero a£n en la ma¤ana del domingo no se pensaba que pudiera llover. Despu?s de misa, antes de que las mujeres tuvi?ramos tiempode encontrar el broche de las sombrillas, sopl¢ un viento espeso yoscuro que barri¢ en una amplia vuelta redonda el polvo y la durayesca de mayo. Alguien dijo junto a m¡: "Es viento de agua". Y yo losab¡a desde antes. Desde cuando salimos al atrio y me sent¡estremecida por la viscosa sensaci¢n en el vientre. Los hombrescorrieron hacia las casas vecinas con una mano en el sombrero y unpa¤uelo en la otra, protegi?ndose del viento y la polvareda. Entoncesllovi¢. Y el cielo fue una sustancia gelatinosa y gris que alete¢ auna cuarta de nuestras cabezas.¯

El escritor AugustoMonterroso ha dicho...
®Los grandes maestros latinoamericanosde quienquiera que pretenda escribir pasablemente en espa¤ol: JuanRulfo, Jorge Luis Borges y Garc¡a M rquez.¯